CxC Connectivity by Convergia

Desafío Tecnológico: China impulsa la autonomía digital con el documento 79

01 - portada

Tabla de Contenido

En un movimiento audaz, China está trazando su camino hacia la autonomía tecnológica con una estrategia conocida como “Borrar EU”, destinada a reducir su dependencia de la tecnología estadounidense. El Documento 79, un plan secreto revelado en 2022, marca el inicio de este ambicioso esfuerzo, desencadenado por las crecientes restricciones de exportación de chips y las sanciones impuestas por Estados Unidos a las empresas tecnológicas chinas.

También te puede interesar:
Dimensiones del mercado de ciberataques

El Documento 79 se mantuvo en un nivel de confidencialidad tan alto que solo se reveló la orden a funcionarios y ejecutivos de alto rango, sin permitirles acceso a documentación impresa, según fuentes cercanas al tema.

Emitido en septiembre de 2022, este documento surgió en un contexto en el que Estados Unidos intensificaba las restricciones a la exportación de chips y las sanciones a empresas tecnológicas chinas.

El propósito de este plan es que las empresas paraestatales, especialmente en sectores críticos como el financiero y energético, sustituyan el software extranjero, en particular el estadounidense, en sus sistemas informáticos para el año 2027.

Durante muchos años, las grandes corporaciones tecnológicas estadounidenses prosperaron en China, facilitando el rápido crecimiento industrial a través de computadoras, sistemas operativos, redes informáticas y software.

Sin embargo, los líderes chinos están decididos a romper esta dependencia, impulsados por el objetivo de lograr la autosuficiencia tecnológica y las preocupaciones a largo plazo sobre la seguridad informática del país.

Los principales blancos fueron las empresas de hardware estadounidenses, con Dell, IBM y Cisco observando cómo una gran parte de su equipamiento era progresivamente reemplazado por productos de competidores chinos.

Al mismo tiempo, gigantes proveedores como Microsoft y Oracle están experimentando una pérdida de terreno en este ámbito, que ha sido uno de los últimos bastiones de rentabilidad para la tecnología extranjera en el país.

Las empresas controladas por el Estado han incrementado sus adquisiciones de marcas nacionales, incluso si los productos chinos de reemplazo no cumplen con los estándares de calidad deseados. Este cambio en la preferencia de compra es evidente entre instituciones financieras como bancos y corredurías, así como en servicios públicos.

Este impulso hacia la adopción de tecnología local se conoce como Xinchuang, que se traduce como innovación informática y hace hincapié en la seguridad y fiabilidad de la tecnología nacional.

¿Cuál es la magnitud de la disminución en la adquisición de tecnología en China?

A medida que China se enfocaba en reemplazar el hardware tecnológico, las ganancias de IBM en el país han experimentado una disminución constante. En el año 2021, más de 20 años después de su establecimiento, IBM redujo sus operaciones de investigación en Beijing.

Cisco, que en algún momento fue una fuerza tecnológica destacada en China, reveló en 2019 que estaba perdiendo pedidos en el país a favor de proveedores locales debido a una tendencia hacia las compras nacionalistas. Por otro lado, la participación de mercado de Dell, fabricante estadounidense de computadoras personales, ha disminuido casi a la mitad en los últimos cinco años en China.

Hewlett Packard Enterprise (HPE), especializado en la fabricación de servidores, almacenamiento y redes, obtuvo el 14.1 por ciento de sus ingresos de China en 2018, según estimaciones del proveedor de bases de datos FactSet. Sin embargo, para el 2023, esta cifra había descendido al 4 por ciento. Además, en mayo del año anterior, HPE anunció que estaba considerando la venta de su participación del 49 por ciento en su empresa conjunta china.

En el ámbito del software, empresas como Adobe, Cloud Software Group (empresa matriz de Citrix) y Salesforce han optado por retirar o reducir sus operaciones directas en China en los últimos dos años.

Microsoft, el mayor proveedor de software a nivel mundial, ha tenido un dominio significativo en los sistemas operativos de computadoras en China. En China, una encuesta de Morgan Stanley entre 135 directores de tecnología de la información reveló que anticipaban una disminución de computadoras con el sistema operativo Windows en los próximos tres años.